¿Qué pasaría si te dijera que hay una forma súper simple de agregar más optimismo a tu vida?

¿Más entusiasmo, claridad, propósito, alegría y satisfacción a diario?

 

La atención plena es una práctica silenciosa pero poderosa que puede transformar la forma en que percibimos y experimentamos nuestras vidas. Mucho más allá de ayudarnos a estar más presentes, puede cambiar cómo reaccionamos ante el estrés, cómo interactuamos con nuestros seres queridos, cómo pensamos y nos comportamos, cómo nos sentimos (o al menos, cómo nos sentimos acerca de nuestros sentimientos) y mucho más.

Podemos adoptar ciertas actitudes simple para  hacerlas parte de una forma de vida plena. Es un hecho que el bienestar puede provenir tanto de la forma en que abordamos las experiencias, cómo elegimos verlas y trabajar con ellas, como de lo que sucede a nuestro alrededor y de las acciones que tomamos.

En el artículo anterior “7 consejos fáciles para vivir una vida plena parte 1” te di consejos sobre 3 formas de abordar la atención plena y sus ejercicios. Aquí la entrega de la segunda parte. Los consejos del 4 al 7.

 

4. Estar presente en el agua

Atención plena en el agua

En su mayor parte, somos lo suficientemente afortunados como para tener acceso a agua limpia y segura en este país.

Ejercicio:

Practica estar en el momento presente cada vez que encuentres agua un día de esta semana. Desde la ducha de la mañana, concéntrate en la temperatura del agua, el vapor, los aromas de tu shampoo, en escuchar el agua hirviendo mientras preparas el café/té o al llenar una botella de agua. Preste atención al agua que corre sobre tus manos cada vez que las laves después de ir al baño y antes de comer.

Usar esta práctica simple como una manera de concentrarte en el momento presente es como entrenar el músculo de tu cerebro una a la vez.

 

5. Sé consciente durante el ejercicio

Sé consciente al hacer ejercicio

La próxima vez que salgas a caminar, correr o andar en bicicleta afuera, usa tus sentidos para mantenerte presente durante la experiencia.

Ejercicio

Presta atención a los sonidos que te rodean, cómo se siente el aire en tu piel y qué hueles. Una forma de obligarte a estar presente es buscar algo en el camino, como buscar una flor  o tratar de encontrar un pájaro en tu viaje. Cuando te concentras en buscar algo en el momento presente, estás entrenando a tu cerebro para que no se preocupe por todas las otras cosas que suceden en tu vida. Es posible que descubras que disfrutas haciendo ejercicio al aire libre una vez que involucras todos sus sentidos.

 

6. Aprende más consejos de tu  mascota

Presta más a los consejos de tu mascota

Si tienes una mascota en casa, sabes que por lo general no parece preocuparse por mucho. Cuando juegas con ellos y sus juguetes, se centran en ti y en esos objetos. Si los estás acariciando, probablemente estén quietos y disfrutando de la atención. La próxima vez que juegues con una mascota, asegúrate de concentrarte por completo por unos momentos, sin mirar tu teléfono ni ver la televisión.

 

7. Tener una actitud de gratitud

Tener gratitud

Sin duda, este es el pilar del bienestar integral. Muchos estudios de investigación en los últimos años han examinado los efectos de la gratitud, y los resultados muestran que las personas que realizan la práctica habitual tienden a tener mejores relaciones, menos estrés y es menos probable que se depriman.

Ejercicio
Comienza una rutina de gratitud cuando te despiertes por la mañana y dá las gracias al universo, Dios o como quieras llamarlo por otro hermoso día. También puedes comenzar una práctica de gratitud en la noche, donde escribas o expreses en voz alta algunas cosas por las que estás agradecido ese día. La investigación muestra que practicar activamente la gratitud podría incluso mejorar tu sueño.

Puedes comprar un diario y un bolígrafo para guardar junto a tu cama y escribir algunas cosas específicas por las que estás agradecido ese día.

 

Cuéntame! Ves alguno de estos ejercicios como una posibilidad para experimentarlos y hacerlos un hábito? Déjame tus comentarios aquí abajo o envíamelos por el chat =)

 

Personalmente, todas las mañanas apenas soy consciente de que estoy despierta simplemente digo tres veces GRACIAS y por las noches hago lo mismo. Mientras que durante el día agradezco por cosas en específico que voy viviendo, particularmente por las que me dan tentación quejarme. Por ejemplo: gracias por que siento calor, gracias porque escucho ruido, gracias porque llueve, gracias por el tráfico.

Ah! y cada vez que me acuerdo repito GRACIAS en silencio.

Alejandra Villarreal F.

Alejandra Villarreal F.

Coach en cambio de hábitos y maestra de meditación

Mi propósito y el de esta página es acompañarte en tu proceso de cambio de hábitos de una manera segura. Te ayudo a reconocer e incluir la alimentación natural para mejorar tu bienestar mediante el cambio de hábitos. Como maestra de meditación, te apoyo en entrenar tu mente para responder y reducir el estrés de manera efectiva.

Si te comprometes sin excusas, notarás y conseguirás el bienestar que mereces y al que tienes derecho.

error: Contenido protegido por derechos de autor

Pin It on Pinterest

Shares
Share This