Meditación y el estrés ¿Qué dice la ciencia?

quiero compartirte información de lo que dice la ciencia sobre como funciona la meditación para bajar los niveles de estrés.

En el artículo anterior te sugerí el menú anti estrés y te propuse la meditación como una herramienta para responder al estrés de manera efectiva. Ahora quiero compartirte información  de lo que dice la ciencia sobre como funciona la meditación para bajar los niveles de estrés. Esta información a mi me convenció de que no había motivos para no considerarla como un hábito. Si quieres saber más, escribe en los comentarios y encantada te haré una segunda parte.

La ciencia

El investigador, biólogo celular y neuro-científico Joe Dispenza  ha llevado a cabo extensas investigaciones sobre los efectos de la meditación en general. Él y su  equipo se dedican a realizar los mapeos cerebrales con electroencefalogramas y la coherencia cardiaca en las sesiones de meditación. Joe Dispenza explica muy bien estos temas, de una manera súper sencilla y fácil de entender en sus libros Desarrolla tu cerebro y  Deja de ser tú. Yo solo voy a escribir sobre lo relacionado al estrés.

 

El anfitrión del estrés y la meditación

El cerebro es nuestro emisor incesante de ondas electromagnéticas. Te voy a contar sobre los cinco tipos de ondas.

  • Delta (sueño profundo)
  • Zeta (somnoliento)
  • Alfa (el estado creativo, imaginativo y relajación consciente)
  • Beta (Los pensamientos conscientes, vigilia)
  • Gama (estados elevados de conciencia)

Voy  a describir solo las ondas beta y alfa. Me voy  a enfocarme sobre los estados de las onda cerebrales en los adultos.  Pero te aconsejo que si tienes hijos pequeños busques información de como funcionan las ondas electromagnéticas en cada etapa de su vida. Resulta fascinante y nos hace comprender mucho de su comportamiento.

Si estás leyendo estas líneas, es seguro que estás en un estado de vigilia o alerta. Tú cerebro esta procesando y tratando de dar significado a cada frase que lees. Sabes si es de día o de noche y al mismo tiempo sientes el peso de tu cuerpo sobre la silla donde estás sentado. Probablemente también puedes percibir alguna música o ruido de fondo a tú alrededor. Toda esta información está siendo procesada por tú cerebro pensante. Estás ahora mismo en ondas beta. Pendiente y alerta sobre el tiempo, el entorno y espacio.

Ahora ya sabemos que estando despiertos y en actividad estamos en ondas beta.

Hay tres tipos de ondas Beta que emite nuestro cerebro: El sube y baja

 

Las de rango bajo.

Se pueden definir como un estado de atención relajada como cuando disfrutamos de algo que nos gusta o hacemos actividades que nos son familiares. Por ejemplo: leer, bañarnos (obvio si no se nos hizo tarde), andar de compras, etc.

Las de rango medio.

Se genera cuando estamos realizando una actividad que requiere de cierta concentración.  Nuestros sentidos están equilibrados y todavía somos capaz de controlar lo que decimos, pensamos y hacemos.  Por ejemplo cuando tenemos que presentar un examen, manejar, enviar un correo, estar en una reunión o hacer un postre.

Las de rango alto.

Estas se observan en las situaciones estresantes donde se generan las sustancias químicas del estado de supervivencia o estrés. Donde parecemos gallinas descabezadas corriendo de un lugar a otro porque se nos hizo tarde o no encontramos algo. También se hacen presentes cuando estamos saturados de actividades en el trabajo o nos sentimos  molestos. Cuando tenemos miedo o comenzamos a perder el control de nuestros pensamientos. Ten presente, que basta un pensamiento para activar el estrés.

En este tipo de ondas tan altas es claro que no existe lugar para aprender, crear, soñar, resolver un problema, tomar mejores decisiones incluso sanar una enfermedad. Solo podemos reaccionar. Cuando estamos demasiado tiempo en estrés ni la mente ni el cuerpo pueden funcionar bien porque están enfocadas en una sola cosa: la supervivencia.

Los seres humanos con estrés crónico, terminamos perdiendo el equilibrio porque nuestro cuerpo gasta una gran cantidad de energía para mantener ese estado y porque el patrón de las ondas beta alta es el más reactivo, inestable e irregular de todos

¿En dónde estamos la mayor parte del tiempo?

Los seres humanos con estrés crónico, terminamos perdiendo el equilibrio porque nuestro cuerpo gasta una gran cantidad de energía para mantener ese estado y porque el patrón de las ondas beta alta es el más reactivo, inestable e irregular de todos.

Los sentimientos de ansiedad, preocupación, ira, dolor, sufrimiento, frustración y el miedo producen ondas beta de alta rango.

Lamentablemente la mayoría de los adultos caemos en éste estado de ondas beta de alto rango la mayor parte del tiempo. El tiempo, el entorno y el espacio nos roban mucha energía. Somos obsesivos y compulsivos; sufrimos insomnio y fatiga crónica; estamos ansiosos o deprimidos;  competimos por ser los primeros…

Meditación y las ondas alfa

Ahora que ya sabes mucho sobre ondas beta y de estrés vamos a ver cual es el efecto de la meditación y mantener los ojos cerrados.

Ondas Alfa. Nuestro cerebro puede pasar a las ondas alfa sin ningún esfuerzo. Es posible que mientras leías algún párrafo de este artículo te haya sucedido. Déjame explicarte y darte un ejemplo: Cuando estamos aprendiendo algo nuevo ya sea en una conferencia o leyendo, estamos en ondas beta media. Estamos escuchando o analizando los conceptos nuevos. Pero cuando ya hemos leído o escuchado suficiente o nos ha gustado algo con lo que nos identificamos y resulta aplicable para nosotros, inmediatamente hacemos una pequeña pausa.

Es aquí donde nuestro cerebro pasa a un estado alfa, porque esa información se esta grabando en nuestra materia gris. Mientras esto sucede en nuestro interior, nosotros nos vemos algo así como mirando al infinito y más allá. Joe Dispenza dice que entonces, el lóbulo frontal instala esta información en el cerebro… y como por arte de magia, podemos recordar lo que acabamos de aprender.

la relajación

El estado Alfa es el de la relajación consciente, el aprendizaje, la creatividad y la imaginación. Pero como ya nos pudimos dar cuenta, tenemos muy pocos de esos momentos en nuestra vida diaria.

Líneas atrás te hablé sobre el tiempo, el entorno y el espacio, conceptos que están presentes en nuestro estado de alerta y que son los principales disparadores de estrés. Nuestra vista es el principal sentido que nos ofrece toda esta información sensorial.

Cuando cerramos los ojos en una meditación, estamos reduciendo el 80% de la información sensorial que nos da la vista.

Cerrar los ojos en la  meditación

Cuando cerramos los ojos en una meditación, estamos reduciendo el 80% de la información sensorial que nos da la vista. Como hemos reducido mucho la información del entorno, entra menos información en nuestro sistema nervioso. Nuestras ondas cerebrales automáticamente se vuelven más lentas, coherentes, estables y entran en el estado alfa. Nos relajamos. Nos preocupamos menos por el mundo exterior. Tendemos a pensar y analizar menos. Acabamos de pasar del estado de supervivencia o estrés a uno más creativo y relajado. Las ondas Alfa.

La práctica de la meditación

Con nuestra práctica constante de la meditación nuestra mente deja de estar estrecha, sobre-concentrada, obsesiva, condicionada, desordenada y deja de pensar en el estado de supervivencia para volverse más abierta, relajada, presente, ordenada, creativa y simple. El estado  original en el que se supone deberíamos vivir.

Estas señales alfa ordenadas y coherentes que nuestro cerebro comienza a emitir durante la meditación, son enviadas a nuestro cuerpo y este organiza a todos nuestros sistemas para que mantengan el equilibrio. Entre ellos están los sistemas  cardiovascular,  digestivo e inmunitario. A medida que todo nuestro cuerpo se reajusta a si mismo, la enorme cantidad que consumía el estado de estrés, ahora lo puede utilizar para la creación y regeneración. Nuestro cuerpo comienza a regresar a su diseño original, el bienestar integral.

Con nuestra práctica constante de la meditación nuestra mente deja de estar estrecha, sobre-concentrada, obsesiva, condicionada, desordenada y deja de pensar en el estado de supervivencia para volverse más abierta, relajada, presente, ordenada, creativa y simple. El estado estado original en el que se supone deberíamos vivir.

Meditación express de un minuto para reducir el estrés

En el artículo anterior te sugerí meditar por cinco minutos. Pero si te sigue pareciendo mucho, entonces te propongo la meditación de un minuto.

 

  1. Siéntate comodamente en algún lugar.
  2. Manten la espalda recta pero relajada.
  3. Pon tu cabeza recta y ten la sensación como si un hilo la jalara desde lo alto.
  4. Descanza tus manos sobre tus piernas.
  5. Pon un minuto en la alarma de tu celular o utiliza la aplicación Insight Timer si aún no la has descargado puedes hacerlo aquí. Puedes urnite al  grupo llamado Comunidad de Orígenes Primarios en Insight Timer.
  6. Cierra tus ojos.
  7. Sonríe es importante 
  8. Inhala por la nariz contando durante diez segundos, una vez que llegas a diez, exhalas por la nariz en un segundo.
  9. Repite este paso hasta que suene la alerta indicando que finalizó un minuto.
  10. Si no te alcanza el aire para inhalar durante 10 segundos, hazlo en 5 segundos.
  11. Trata de notar como te sentiste en ese momento y como te sientes ahora.
Si sacaste algo de provecho en este artículo, si te detuviste en algún punto y asentaste o tuviste un “aja” moment. Espero que hagas algo por mi: Cuéntale lo que aprendiste a alguien más.

Difunde el mensaje
Gracias

Alejandra Villarreal F.

Alejandra Villarreal F.

Coach en cambio de hábitos y emprendedora

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido por derechos de autor

Pin It on Pinterest