¿CUÁNDO DAR EL PRIMER PASO?

En el último post Mi primer paso y mi ancla te hablé sobre mi experiencia personal para conseguir dar mi primer paso. Ahora te quiero compartir las emociones  que se manifestaron en mi vida,  que me hicieron darme cuenta que no debía permanecer donde mismo.

Personalmente, creo que uno siempre se da cuenta de lo que nos está ocurriendo. Solo que a veces, no lo queremos admitir,  porque por increíble que parezca sentimos un “beneficio” de la situación actual en la que nos encontramos. Tal y como yo lo descubrí. Mi gran “beneficio” era la comodidad.

¿Cómo se que es hora de tomar acción?

Sabes que es hora de tomar acción, si crees que en tu situación vital no eres capaz de hacer un cambio y ese hecho te duele, te genera ansiedad, te frustra o te incómoda.

Por ejemplo: Hace un par de meses, cada que pensaba en mi página web, sentía frustración. Entonces, reconocí que debía dar un paso y ahora ve que la solución fue tan fácil como inscribirme a un curso en línea de emprendimiento digital. Me gusta siempre ser honesta contigo y te confieso que pasó casi un año para admitir que era algo que necesitaba.

Tal vez, tú tengas un área de tu vida donde estés sintiendo algo parecido y te tomará mas o menos tiempo que a mi. Con eso no quiero decir que si te toma mas tiempo es peor o que si te toma menos tiempo es mejor. Eso solo lo sabes tú. Lo importante, es nunca ignorar las señales.

Ahora, te doy otro ejemplo sobre cuándo se, que no debo dar un primer paso: Si mi amiga astronauta viene y me invita a un paseo por la Luna, con la mano en la cintura le digo no gracias. Buen viaje! Esta claro, que esta situación no me causa ninguna emoción de alerta. No hay necesidad de tomar acción.

Hago énfasis en las emociones porque ellas son el aviso. Además, puedes convertirlas en tus aliadas para transformarlas en el combustible que te de la fuerza para romper la inevitable resistencia.

¿Por qué se siente resistencia?

Como lo dije antes, hay “algo” en nuestra situación actual que nos da un beneficio.

Lo primero, es reconocer ese “algo” para evaluar  los pros y  los contras. También es necesario hacer una lista y ver si antes  puedes dar otros pasos. Recuerda que no todos los cambios tienen que ser radicales. Esta es un consejo que  siempre recomiendo en el curso de Reprograma tus hábitos y Desintoxícate del estrés. Hay una frase que me gusta mucho para estos casos y dice: “Comienza donde estás, usa lo que tienes, haz lo que puedes”.

Muchas veces para vencer de a poco la resistencia basta con informarnos. Soy fiel creyente que la información es esencial porque te da la pauta para abrir tu mente a nuevas ideas. Hay muchas maneras de informarte, lo puedes hacer comprando un libro referente al cambio que quieres hacer, ver documentales de fuentes confiables, acercarte a personas que tengan el conocimiento que estas buscando, tomar un curso, asistir a un taller práctico, buscar grupos de apoyo, rodearte de más personas que tienen el mismo objetivo que tú. En mi caso los libros, los cursos y rodearme de las personas con el mismo propósito que yo, son lo que más información valiosa me han dado.

Date el tiempo necesario pero no te quedes inmóvil.

Parece como si quedarnos en nuestra zona de confort fuera mejor y sí, puede ser cierto pero solo por un tiempo. La vida es impermanencia y es movimiento en todos sus aspectos y en todas las etapas que existen. Su estado natural es transformación y crecimiento. Cuando nosotros bloqueamos su flujo apegándonos constantemente a una sola forma de vivir forzamos un desgaste prematuro físico, mental y emocional que causa dolor. Es la vida misma la que nos esta diciendo: “Es hora, anda es tiempo de cambio.”

Hacer un cambio también puede resultar doloroso pero te aseguro  que ese dolor es temporal, en cambio si ya estas recibiendo señales como las que mencioné anteriormente esas no se van a ir y seguirán doliendo, molestando e incomodando. Mientras no des un paso adelante y en una dirección distinta lo único permanente será la insatisfacción. Para comenzar, solo necesitas girar un grado al timón y en poco tiempo verás un horizonte diferente.

Descarga este PDF con una guía que te ayudará a identificar en que área de tu vida podrías necesitar dar tu nuevo primer paso. Da click en la imagen.
Si sacaste algo de provecho de este artículo. Si te detuviste en algún punto y asentaste o tuviste un “aja” moment. Espero que hagas algo por mi: Cuéntaselo a alguien más.

Difunde el mensaje. Gracias

Alejandra Villarreal F.

Alejandra Villarreal F.

Coach en cambio de hábitos y emprendedora