Siempre existe una manera de hacer algo por nuestro bienestar. Da igual donde vivimos, trabajamos, nuestra situación sentimental, la cantidad de integrantes de nuestras familias o las últimas noticias del clima.

 

Este hábito no cuesta, no está disponible solo en ciertos horarios, no necesita que le dediques tiempo, no lleva ingredientes exóticos y no depende absolutamente de nadie más que de ti. Es como lo llamo yo, un hábito a la medida y adaptable a las exigencias de la vida ajetreada en la que nos tocó vivir.

 

Es simple,  CONECTA CON TU NIVEL DE HAMBRE. Aquí te dejo unos consejos para que practiques este hábito.

 

  1. Reconoce la sensación de ligero apetito como una sensación y mensaje positivo de tu cuerpo. Nunca como una excusa para correr a comer algo al instante.
  2. Antes de comer, anota en tu celular o en tu libreta de notas tu nivel del hambre del 0 al 10.
  3. Mientras comes no pierdas el contacto con tu nivel de hambre. Cuándo estés agradablemente lleno, es decir, ya no te ruge la tripa, tampoco estás con el estomago distendido ni sientes malestar o la sensación de no poder más entonces, deja de comer, levántate de la mesa o pide que retiren el plato.
  4. Anota tu nivel de hambre después de comer.

 

Lo más probable es que al principio no sepas cuando detenerte, pero practicar este hábito justamente te dará la habilidad de saberlo. Es importante que lleves un registro y tomes en cuenta tus niveles de hambre antes y después de comer.

 

Escalas

  • Tienes el estómago completamente vacío
  • La sensación de vacío desaparece y te sientes muy cómodo.
  1. Estás satisfecho pero cómodo.
  2. Este es el punto máximo de confort, intuyes que si sigues comiendo habrá incomodidad. Aquí necesitas parar de comer.

7-8     Fuiste más allá de solo alimentarte. Tienes una sensación de incomodidad, pesadez, letargo, inflamación, sueño y distención abdominal.

 

 

 

 

 

Alejandra R. Villarreal F.

Alejandra R. Villarreal F.

Coach en hábitos

Si sacaste algo de provecho, te detuviste en algún punto y asentaste o tuviste un “aja” moment. Espero que hagas algo por mi. Cuéntale lo que aprendiste a alguien más.

Por favor, difunde el mensaje.

Gracias

error: Contenido protegido por derechos de autor

Pin It on Pinterest

Shares
Share This